ABAM

ABAM

Fundada en 1996, la gran fábrica de cigarros ABAM comienza como un pequeño proyecto en los finales del gran ̈Boom del cigarro” de finales del siglo XX.

Su nombre tiene las iniciales de sus fundadores, todos cubanos de nacimiento y con fuertes raíces en el mundo del tabaco: Aidee, Berto, Amalia y Matías.

Aidee y Matías, un joven matrimonio recién llegado a la República Dominicana desde Cuba, poseen conexiones con el mundo del tabaco desde muy pequeños.

La familia de Matías, cosecheros de tabaco de toda la vida, poseían varias fincas en la zona de Consolación del Sur en Pinar del Río. De niño, pasaba mucho tiempo jugando con sus primos entre los sembrados y las casas de tabaco. Ya en edad escolar, trabajó en labores agrícolas vinculadas al tabaco.

Por su parte Aidee se nutrió de la experiencia e historias de su abuelo, el querido "Panchitín", que se desempeñó como tabaquero durante 50 años de su vida. En sus juegos infantiles, su abuelo le enseñaba con hojas de papel de periódico cómo hacer cigarros, y ella jugaba a venderlos en su bodega de fantasía.

Estos ingredientes de herencia familiar y de amor por el producto fueron unidos por su tío, Adalberto Ruizcalderón (Berto), quien comenzó a darles sus primeras lecciones especializadas sobre el proceso del tabaco y la creación de cigarros de primera calidad.

Berto, un veterano en la industria, comenzó a trabajar en tareas relacionadas con el tabaco desde la temprana edad de 15 años, es conocido y respetado por los grandes de la manufactura, cosecheros y dueños de marcas.

Los inicios del local de la compañía fueron un poco turbios, no había mucha comodidad para realizar todos los procesos necesarios de una forma ordenada, hasta que finalmente se encontró en la Zona Franca Industrial de Villa Mella, donde han organizado la fábrica de sus sueños.

En el año 2008 se une Martha Valentín, madre de Aidee, profesora de Botánica por más de 30 años, con una gran experiencia en planificación del trabajo y en la organización de Recursos Humanos.

En 2010 se suma el hermano de Matías, José Gabriel. Ingeniero en Informática, quien ha agregado el aspecto tecnológico a la operación. Comprometidos con el medio ambiente, las instalaciones de ABAM Cigars, constan de una capacidad instalada de 120 KW en paneles solares, que les suplen casi el 100% de la necesidad energética de la compañía.

Su última adquisición es Gabriela Maragoto, hija mayor de José Gabriel, quien aporta sus conocimientos en diseño, publicidad y mercadeo, para obtener mejor alcance, presencia, y ayudar a expandir la compañía digitalmente. Los planes sociales también son importantes para ABAM Cigars, se presta atención especial a una escuela rural de la localidad de Pedro Brand, aportando ayuda en financiamiento y logística.

Las personas discapacitadas con capacidad para trabajar tienen cabida en las instalaciones, prestando ayuda a un sector muy discriminado. La mano de obra femenina constituye alrededor del 70% de los colaboradores. Existe una escuela de tabaqueros el año completo, en la cual se enseña la profesión a todas las personas que quieran aprender. La enseñanza es completamente gratuita.

ABAM Cigars S.R.L. es una compañía familiar que combina: tradición, modernidad y pasión.